LIMPIAR BROCHAS Y PINCELES PARA VOLVER A USARLOS

¿Compras pinceles y brochas nuevas cada vez que vas a pintar algo? Ahorrate el dinero si cada vez que terminas limpias bien el material y lo guardas correctamente.

Antes de nada.

Debes evitar que la pintura comience a secarse en el pincel. Con el paso del tiempo, te resultará imposible despegarla del pelo.

Pinturas al agua.

Cuando trabajas con pinturas al agua el proceso de limpieza es muy sencillo. Simplemente debes lavar tus pinceles con agua y jabón neutro hasta eliminar toda la pintura.

Pinturas sintéticas.

Con pinturas sintéticas y al aceite es fundamental que cuando termines de pintar retires rápidamente el exceso de pintura con un trapo o pintando un cartón.
Después, debes retirar los restos de pintura con disolvente y terminar la limpieza con un poco de agua y jabón y aclarándolos con agua limpia.

Cuida el pelo del pincel o brocha.

Si al terminar tenemos las brochas despeinadas basta con volver a darle un poco de forma con los dedos para devolverla a su estado natural.

Guárdalos con cuidado.

Para guardarlas intenta siempre que estén hacia arriba, evitando una posición donde se puedan deformar o aplastar.

¿Quieres un pequeño truco?